martes, 9 de octubre de 2007

....LA CASA SIN GÉNERO....ZAIDA MUXÍ.......................................................................

La casa sin género es la casa del género, será aquella que tenga en cuenta la diversidad de usuari@s, actividades, sensaciones y requerimientos. Nuevas preguntas nos darán nuevas respuestas. Deconstruir la concepción heredada del espacio.
Un espacio para habitar donde poder atender a las dualidades de la vida… intimidad-reunión; fijo-móvil; estandarizar-personalizar; dentro-fuera; unifuncional-polifuncional; personal-colectivo; privado-público; silencio-ruido; compatibleincompatible;
visible-invisible; luz-oscuridad; mucho-poco; grande-pequeño; perenne-caduco; trabajo-ocio; junto-separado; amor-odio; nacer-morir; todo…nada…
Un espacio para habitar que sea capaz de responder las preguntas que estas dualidades plantean:

¿Dónde…
- coincido con los vecinos?
- me aíslo? me reúno? descanso?
comparto el tiempo libre?
- crear? juegan los niños? escucho
música? trabajo?
- guardo la bicicleta? Y las mantas de
invierno, y la aspiradora? ¿dónde
guardo?
- lavar ?, y tender; y coser; y planchar? Y
arreglar la bicicleta?

¿Cómo …
- estudiar, trabajar a la vez que otros
duermen o se reúnen?
- cocinar y compartir?
- albergar diferentes culturas del habitar?
- albergar una sola forma de vivir?

¿Cuándo…
- amar? dormir?
- me cuido? me cuidan?
- tocar la flauta? jugar con los hijos?
- tener relaciones sexuales?

¿Qué necesito…
- para dormir? para jugar? para asearme?
- cuándo tengo un hijo?
- cuándo somos dos? y cuándo somos tres,
y cuatro? … y sola?

¿Por qué…
- no empezamos a vivir y dejamos de
invertir?
- un edificio es un parking de vivienda?
- cocinar encerrad@s?
- hay un dormitorio más grande, con baño
“principal”?
- ducha, wc y lavabo han de estar juntos?
- un pasillo y un vestíbulo son sólo eso?
- he de amoldarme a la casa y no a la inversa

una casa sin género está:
dotada de atributos que proponen, que son adaptables, que pueden ser alterados por el devenir de las personas,
que pueden albergar relaciones entre modos de vida culturalmente diferentes.

una casa sin género es:
un lugar donde relacionarse consigo mismo y con los demás, democrático, sin jerarquías, en las que cada quien es.
Un espacio que dialoga con el lugar que ocupa, es decir, con las condiciones medioambientales, culturales, sociales, materiales… capaz de albergar las necesidades y deseos particulares de sus habitantes vinculando
vecin@s, calle, barrio y ciudad.
Los ejemplos analizados son propuestas actuales del mercado de vivienda libre en los que el habitar queda reducido al:
comer, dormir y descansar. No se reconocen los trabajos que la casa supone -trabajo reproductivo- ni ofrecen la posibilidad
de realizar un trabajo productivo, tampoco posibilitan las elecciones personales ni se adaptan a las diferentes etapas de
la vida.

La casa con género
1. cocina impide la modificación del espacio.
2. duplica la función de comer (cocina-estar)
3. exceso de baños
4. jerarquización de espacio
5. escaso espacio de guardado

La casa sin género
1. espacio para la intimidad
2. uso no predeterminado
3. visibilidad, cocina vinculada a otros espacio
4. división de las funciones del baño
5. aumento de las zonas de guardado

La casa con género
1. fragmentación y jerarquización
2. cocina desvinculada de la zona de comer
3. exceso de baños
4. desaprovechamiento del espacio exterior

La casa sin género
1. espacios igualitarios, sin jerarquías
2. espacios intermedios
3. visibilidad, cocina vinculada a otros espacio
4. espacio propio





No hay comentarios: